Derechos de l@s Niñ@s y Adolescentes

De-los-niños       Leyes-que         Instituciones  


Los Derechos de l@s Niñ@s y Adolescentes

 

Derecho a la vida

Todas las personas deberán tener cuidado de no ponernos en peligro ni atentar contra nuestra vida e integridad. No debemos ser utilizados en conflictos armados o violentos, ni en ninguna situación ilícita.

Derecho al desarrollo

Es la seguridad de que creceremos en libertad y con condiciones que nos ayuden a realizarnos plenamente.

Derecho al máximo bienestar subjetivo posible

Son las posibilidades de desarrollarte con satisfacción y así logres tu felicidad.

Derecho a la identidad

Es el derecho a tener un nombre y a ser inscritos en el Registro Civil, a tener acta de nacimiento; una buena imagen ante los demás, a pertenecer a tu familia y conocer a tus familiares.

Derecho a la igualdad

Niñas, niños y adolescentes somos iguales en derechos a cualquier otra persona y merecemos que se nos trate con respeto y sin discriminación.

Derecho a la igualdad sustantiva

Las autoridades del gobierno deben ofrecernos el apoyo que se necesite para que realmente podamos hacer valer nuestros derechos y tengamos el mismo trato y oportunidades.

Derecho a la no discriminación

A nadie se le debe negar sus derechos o causar molestias por motivos de su situación económica, color de piel, sexo, idioma, religión, opinión, o cualquier otro motivo.

Derecho a la inclusión en caso de discapacidad

Las niñas, niños y adolescentes con discapacidad tienen derecho a vivir incluidos en la comunidad, en igualdad de condiciones que las demás niñas, niños y adolescentes, libres de cualquier discriminación.

Derecho a los alimentos

Nuestros padres, aún cuando no vivan juntos, y las personas que nos cuidan, deben otorgarnos en la medida de sus posibilidades de todo lo necesario para vivir con dignidad. Este derecho es muy amplio, desde la comida, ropa, zapatos, cuidados de nuestra salud, vivienda, esparcimiento o descanso, educación, entre otros.

Derecho al juego y al descanso

Nuestros padres, aún cuando no vivan juntos, y las personas que nos cuidan, deben otorgarnos en la medida de sus posibilidades de todo lo necesario para vivir con dignidad. Este derecho es muy amplio, desde la comida, ropa, zapatos, cuidados de nuestra salud, vivienda, esparcimiento o descanso, educación, entre otros.

Derecho a un ambiente familiar sano

Tu casa debe ser un hogar seguro, libre de violencia física y sexual. Donde tus familiares te cuiden y te respeten.

Derecho al reencuentro familiar

Hay niñas, niños y adolescentes que por alguna circunstancia no están con sus papás y su familia. Las autoridades deben vigilar qué es lo que mejor les conviene y procurar, si fuera posible, volver a unirles con su familia de orígen.

Derecho a los principios de prioridad, de unidad familiar y de reunificación familiar

Debemos ser atendidos antes que las personas adultas, en igualdad de circunstancias. Cuando una autoridad tome alguna decisión, debe tener en cuenta que nuestros derechos son primero que los de los adultos; tenemos derecho a que se procure siempre que vivamos en familia, y sólo un Juez puede restringirlo por nuestro beneficio.

Derecho a ser adoptados

Niñas, niños y adolescentes tenemos derecho a tener papá o mamá. Cuando faltan nuestros papás, tenemos derecho a vivir en un hogar con cariño y respeto.

Derecho a las visitas y convivencia

Es nuestro derecho convivir con nuestros padres y a fortalecer nuestra relación con ellos; a pasar las tardes, los fines de semana o las vacaciones con papá o mamá, aún cuando no vivan juntos. Este derecho podrá ser limitado por un Juez cuando considere que es en nuestro beneficio.

Derecho a recibir buen trato y consideración

Nuestros padres y todas las personas que nos cuiden, deben tratarnos bien, tenernos paciencia y siempre tener presente que somos niñas o niños.

Derecho a la educación

Es nuestro derecho al conocimiento, a alcanzar el máximo desarrollo de nuestras de nuestras potencialidades y personalidad. A recibir una educación de calidad que contribuya al conocimiento de nuestros propios derechos y, basada en un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva, que garantice el respeto a nuestra dignidad humana.

Derecho a la cultura

Es nuestro derecho a conocer las diferentes expresiones que embellecen nuestro entorno y conocer la historia de nuestras familias y comunidades. Conocer las expresiones de las personas que a lo largo de los tiempos han logrado construir diferentes idiomas o lenguas, escribir bellos libros, pintar imágenes hermosas, construir monumentos, hacer música, vestir según su gusto y costumbre. Y lo más importante, a que se respete nuestra cultura.

Derecho a la libertad de convivviones éticas, pensamiento, conciencia, religión y cultura

Es nuestro derecho a que se respete nuestras creencias, nuestros valores personales, nuestra forma de pensar, nuestras creencias religiosas y la forma de vivir nuestra cultura e identidad cultural; siempre y cuando sea de manera segura y con respeto a los derechos de los demás.

Derecho a expresar y ser oídos por nuestros padres

Es nuestro derecho a decir lo que pensamos y sentimos de nuestros sus intereses y problemas, y a ser escuchados cuando lo necesitemos con atención por nuestros padres o personas que nos cuidan, en un diálogo honesto y respetuoso.

Derecho a las libertades de expresión, asociación y reunión

Las demás personas deben escuchar con respeto nuestras opiniones y preocupaciones; niñas, niños y adolescentes podemos reunirnos con otros para hablar de temas que nos preocupan y opinar sobre las soluciones, por ejemplo, temas del medio ambiente, de la calidad de la educación y la violencia en las escuelas, y cualquier otro tema de nuestro interés que sea sano, seguro y sin romper con la ley.

Derecho a la participación, debiendo ser escuchados por las autoridades

Las autoridades deben escuchar y tomar en cuenta nuestras opiniones e inquietudes de los asuntos que nos interesan que afectan a nuestra comunidad y familia. Antes de que las autoridades tomen alguna decisión que nos afecte en lo individual, debemos ser escuchados.

Derecho a vivir una vida libre de abuso sexual, violencia física o psicológica

Nadie debe lastimarte. Es tú derecho que nadie toque tu cuerpo ni lastime tu cuerpo o sentimientos. Si alguien lo hiciera, tienes derecho a hablarlo con algún adulto de confianza y denunciarlo ante las autoridades.

Derecho a la información

Es tú derecho a consultar y leer la información pública, a guardarla, procesarla y usarla cuando tú quieras, y a que las autoridades te den la información que les pidas, sin más límite que lo que las leyes de transparencia e información indiquen. También es tu derecho que por tu seguridad, la información personal y datos tuyos no se difundan.

Derecho a la participación, debiendo ser escuchados por las autoridades

Las autoridades deben escuchar y tomar en cuenta nuestras opiniones e inquietudes de los asuntos que nos interesan que afectan a nuestra comunidad y familia. Antes de que las autoridades tomen alguna decisión que nos afecte en lo individual, debemos ser escuchados. 

Derecho a la privacidad de sus datos personales en actuaciones administrativas y jurisdiccionales

Tu nombre y tu imagen personal debe cuidarse siempre. Por ningún motivo las autoridades deben difundir tus datos.

Derecho al acceso a las tecnologías de la información y comunicación

El internet nos permite acercarnos a información adecuada y nos sirve para comunicarnos y expresarnos sanamente; es tu derecho hacer uso de las tecnologías, siempre y cuando no signifique un peligro para ti; las leyes fijan los límites y las medidas que te protegen.

Derecho a la intimidad

Es nuestro derecho a que nadie invada nuestra vida privada, familiar, nuestro domicilio, o que lean nuestra correspondencia o escritos nuestros. Se considera una violación a la intimidad de niñas, niños y adolescentes cualquier manejo directo de nuestra imagen, nombre, datos personales o referencias que permitan nuestra identificación en los medios de comunicación o internet, que afecte la honra o reputación, sea contrario a nuestros derechos o que los ponga en riesgo.

Derecho a la protección y la asistencia social cuando se encuentren en condiciones de vulnerabilidad

Cuando las niñas, niños y adolescentes estemos en una situación delicada de marginación, pobreza, violencia o separados de nuestros padres o tutores, las autoridades deben proporcionarnos ayuda y protección.

Derecho a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral

Es nuestro derecho a crecer en condiciones que permitan nuestro desarrollo, bienestar, crecimiento saludable y armonioso, tanto físico como mental, material, espiritual, ético, cultural y social.

Derecho a la protección de la salud y a la seguridad social

Es nuestro derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud. Nadie puede negarnos los servicios médicos por el sólo hecho de ser niñas, niños o adolescentes. Es nuestro derecho que haya hospitales que nos brinden la atención y nos proporcionen los medicamentos necesarios, y nos atiendan con respeto y consideración.

Derecho a un medio ambiente adecuado

Es nuestro derecho a vivir en un entorno libre de contaminación de los aires y las aguas, con un medio ambiente ecológicamente equilibrado. La sociedad y el gobierno deben hacer todo lo posible para el cuidado y restauración del medio ambiente. 

Derecho a que los ascendientes, tutores y custodios preserven y exijan el cumplimiento de los derechos

Todas las personas responsables del cuidado de nuestra persona, también deben cuidar que podamos ejercer nuestros derechos y exigirle a cualquier persona que los cumplan, como por ejemplo, a familiares, a escuelas, médicos y autoridades.

Derecho a la seguridad jurídica y al debido proceso

Si en alguna ocasión las autoridades o jueces hacen algún trámite o juicio que te involucre, tienen la obligación de escucharte, de explicarte de manera clara, sencilla y comprensible el asunto y la importancia de tu participación y de que se te escuche. Es tu derecho a que cuando necesites presentar una denuncia o participar en una investigación, se te escuche y el Gobierno te oriente y, si fuera necesario, te proporcione un defensor y representante.

             Derechos

Derechos de Los Niños